TRUFAS de ACEITE de OLIVA VIRGEN EXTRA y CHOCOLATE



Una receta perfecta para choco adictos, trufas de chocolate y aceite de oliva virgen extra, contundentes y deliciosas, y con una presentación única para dejar a tus invitados con la boca abierta.

La textura de estas trufas y las guarniciones que las acompañan hacen de este dulce una bocado único y sorprendente.

La receta es de Mónica Escudero para El Comidista y es de las que me encanta hacer, con un par de ingredientes que casi siempre tengo en casa, unos minutos para hacerla y un poco de paciencia para esperar a que solidifiquen, con un resultado sorprendente.

Lo único que he modificado es el porcentaje de cacao en el chocolate, el que yo tengo es de 70% y la receta es con un chocolate 80% cacao.

También hice la mitad de la cantidad de su receta ya que somos sólo dos en casa, aún así cunden mucho ya que no es un dulce para comer en grandes cantidades. Con un lingote tienes más que suficiente para mí gusto (aunque puedes cortar cuadraditos más pequeños.)

Ingredientes:
  • 300 gr. de chocolate negro 70% cacao calidad Premiun
  • 125 ml de aceite de oliva arbequina virgen extra
  • cacao en polvo para rebozarlas (unos 30 gr.)
(Con estas cantidades te saldrán unas 15 trufas de 5x2 cm aproximadamente, aunque puedes hacerlos la mitad de pequeños y obtener 30 trufas)

Para las guarniciones:
  • Sal Maldon
  • Nueces picadas
  • Jengibre confitado *
  • Guindilla confitada *
* (Necesitarás unos 20 gr. de jengibre fresco y 20 gr. de guindilla roja fresca, 100 ml. de agua y 100 gr. azúcar)


Elaboración:

- Fundir el chocolate al baño de maría a fuego muy suave (sin que pase de 50º). Cuando esté fundido, apagar el fuego y añadir el aceite. Mezclar bien todo con una espátula. Verter en un molde de unos 15x15 cm y dejar enfriar en la nevera 24 horas.

Yo usé un tupper cuadrado de esa medida. Se desmolda muy bien, sirve cualquier molde plástico o de silicona que puedas luego mover un poco para despegar las paredes del chocolate.

- Calentar 100 ml. de agua con 100 gr. de azúcar hasta que se disuelva.

- Cortar el jengibre y la guindilla en tiras muy finas, dividir el almíbar en dos partes iguales y cocinar por separado durante unos minutos hasta que el agua espese. Reservar.

- Pasadas las 24 horas, desmoldar el bloque de chocolate sobre una tabla espolvoreada con cacao y cortar lo más regulares posibles los lingotes de chocolate. 

- Rebozar cada trufa en cacao y guardarlas en un recipiente cerrado, espolvoreada la base con el resto del cacao y separadas entre sí para que no se peguen.

- Guardarlas en la nevera y sacar solo en el momento en que se vayan a consumir (sobre todo si hace mucho calor).

Mónica insiste mucho en este punto, me preocupaba lo frágiles que podían ser, pero en Coruña no hace tanto calor como en Barcelona así que yo no he tenido ningún problema en ese sentido.

- Para la presentación colocamos encima de cada trufa las guarniciones, unos cristales de sal Maldon, unas nueces picadas, un par de tiras de jengibre confitado y dos gotas del almíbar de la guindilla confitada.



No me han quedado muy bien cortados, y ahora que veo las fotos de cerca, debería haber sacudido un poco más el exceso de cacao, así que si sois más curiosos que yo pues mejor, pero bueno, lo casero es así ...la perfección la dejamos para los profesionales ;-)










¡  Espero que os gusten !






4 comentarios:

mar dijo...

pienso hacerlassssssssssss qué pinta maja oye, y tiene que ser con arbequina? con otro que tal quedan? un beso preciosa (estoy comiendo picotas ahora mismo y me acuerdo de ti y los huesos tragables jajajaj)

Manoli Diaz dijo...

Guauuuuu que buena pinta por dios, que maravilla me tiene alucinada con ese cacao por fuera, tu dices que no son perfectas y yo digo que esa es la señal de que son totalmente caseras, vamos que me encantan.
Un besito y feliz finde.

nieves dijo...

Hola Loly, me siento una bandida y debo confesártelo pues me he estado paseando por tu índice y te he robado unas buenas ideas y recetas que haré este verano... cachopo al cabrales, albóndigas de bonito, montadito de escalopines al cabrales, rape al uso de Avilés, Merluza a la gallega.... en fin, ya te contaré, pero vamos, todo delicioso y empezé porque quería ver tus empanadillas argentinas, jaja! besitos wapa, más que wapa, espero que pases un verano genial!

nieves dijo...

oyee y que estas trufas, ya delirante me quedo, que bonitas y deliciosas! ;-)