FILLOAS QUEIMADAS



A pesar de que no estamos en la época fuerte de las filloas, a mí me han entrado unas ganas locas de hacer esta receta que me encontré en mi libro favorito de cocina gallega, el de Cunqueiro.

Se trata de unas filloas de leche bañadas en queimada. Nos las hemos tomado estos días a pesar de que en Galicia ahora parece que ha llegado el verano, y no nos ha pasado nada :-) así que si os apetecen no dudéis en hacerlas en cualquier época del año.....siempre son un placer.

La receta se puede hacer también con filloas rellenas de crema o de lo que os guste, pero así solas están buenísimas.

También podéis sustituir el orujo por cualquier otro licor que os guste (coñac, whisky, licor café, licor de naranja....

Vamos a ello.

Ingredientes:

Para las filloas:

125 ml. de leche
125 ml. de agua
2 huevos
1 cucharadita de canela (yo no le puse, no nos gusta)
Harina (la que admita, a mí me admitió 4 cucharadas)
Sal y azúcar
Tocino para untar la sartén (yo usé manteca de cerdo derretida con un poco de aceite y utilicé un pincel de silicona)

Para la queimada:

3 cucharadas de azúcar
medio limón
orujo blanco

Con estas cantidades me salió este platito (es un plato de postre, usé una sartén pequeña):



Elaboración:

Para hacer las filloas, se baten los huevos con un poco de sal y la canela. Yo usé huevos caseros, de ahí el color. Se mezclan con la leche y el agua. Se va añadiendo poco a poco la harina tamizada, hasta obtener una pasta suelta.

Se deja reposar un rato y si tiene grumos se cuela.

Yo puse 4 cucharadas de harina no muy grandes y después de reposar estaba más espesa, así que no tengáis miedo a que os quede muy suelta, es mejor para que las filloas queden bien finas. Una vez hagáis la primera, si veis que es muy gorda, añadir un poco de leche y listo.

Aprovechar también a probar la primera filloa por si os quedan sosas y así rectificar de sal a vuestro gusto.

Poner la sartén al fuego y cuando esté caliente se frota con un trozo de tocino (usar un tenedor) o se pincela con la grasa que escojáis.

Se echa una capa delgada de pasta con un cacito y cuando esté dorada por un lado (los bordes se despegan de la sartén) se le da la vuelta.

Yo siempre me quemo los dedos, así que ahora me pongo unos guantes de látex de cocina y así les doy la vuelta sin problemas.

Si queréis apurar un poco más poner dos sartenes e ir haciendo de dos en dos. Es importante que la sartén sea antiadherente y que encontréis la temperatura ideal del fuego. En mi vitrocerámica del 0 al 9, me salieron estupendas en el 6.

Se colocan en una fuente dobladas a la mitad, se espolvorean de azúcar y unas gotas de orujo.

En un cacillo, se ponen las tres cucharadas de azúcar, se rocían con el zumo de medio limón y se añade un vaso pequeño de aguardiente.

Calentar un poco y prender fuego al licor. Se deja arder un poco, se vuelca sobre la fuente de filloas y se presenta ardiendo.

Yo lo hice así para la foto, pero la verdad...para hacer en casa es un poco arriesgado, jajajaja. Podéis quemarlo en el cazo y luego salsear una vez que se apague el fuego, está muy bueno igual y es menos peligroso :-)



Como veis en la foto, el riesgo de salsear con el fuego, es también que se os puede quemar un poco la filloa.

Al enfriar la queimada, os quedará un delicioso sirope para bañar las filloas con el toque ácido del limón que es una gozada (la primera foto está hecha de ese modo).

Probar el sirope, y si está muy fuerte para vosotros, podéis quemarlo un poco más hasta que esté a vuestro gusto. 

Si dejáis quemar hasta que se apague el fuego solo, os quedará sin alcohol, pero a mí me gusta apagarlo un poco antes, tapando el cazo y que tenga un puntito de queimada que es donde está la gracia.

Espero que os guste!





28 comentarios:

Bego dijo...

Me rechiflan!! las haría todo el año ... pero me las comería. Es uno de los postres que más me gustan. Un beso

Helena / Rico sin Azúcar dijo...

¡Menudo regreso, Loly, con fuegos artificiales y todo! ;-D
Qué buenas estas filloas con queimada, nunca las había visto, y la verdad es que prometen.

Bienvenida y bicos!

Berta dijo...

Impresionantes, niña!. Eso sí, lo del fueguito me da miedo. Más que lo de quemar los dedos. Los míos ya son pequeños y están feuchos.
Pues en casa no hay fecha para tomarlas. Cualquier momento es bueno. Veo que en la tuya igual.

Muacs dulces

María Jesús dijo...

Loly que ricas filloas..... y con el fuego que buena foto!!!!!! me han gustado ya hasta parece que las que disfrutado,jjjj aunque con manteca de cerdo nunca las he frito, no se si le dan un sabor peculiar, pero probare.....

Caty dijo...

Me las comería de cuatro en cuatro, me encantan y me contengo porqué sería mi desayuno diario, pero una vez cada tanto si caen, lo que me ha gustado y no he probado es con queimada, muy buen idea.
Un besito

Pily dijo...

Entonces las filloas son crepas??? qué ricas y ya casi es hora de comer!!!
Estoy esperando tu recetitaaaaa!!! :D

Conchi llano dijo...

Vayan ricassss!!! y apetitosas!!!! te han quedado estupendas!!! Un beso!!!

mamilu dijo...

Buenooooo...que te digo...se me hace la boca agua !!!! Que cosa más rica !!!
Besos.

Esther Outón dijo...

como me gustan las filloas, en casa suelo hacerlas con frecuencia,pero fijate que asi quemadas nunca las tome, y me encanta la idea uuummm...Quien las pillara!!! bicos

Pamela dijo...

QUERIDA LOLY, SON LA COSA MÁS RICA, COMO SE NOTAN LOS HUEVITOS CASEROS, TOTALMENTE OTRO COLOR. VOY A HACER LA QUEIMADA APARTE MEJOR, PARA EVITAR ACCIDENTES, JEJEJE. BESITOS

La cocina de mi abuelo dijo...

nena non me poñas estas cousiñas que me entra fame, :)

igloo cooking dijo...

hummmmmmmmmmmmmmmm jaja cocina de alto riesgo.. pero con este resultado todo riesgo me parece poco!!! que delicia! Besitos

Anna dijo...

Que fotos tan impresionantes!!!. dan ganas de comerselas todas. Un beso

foodtravelandwine dijo...

La guardo porque me encanta!!....siempre he querido hacer las filloas y no se si me atreva a quemarlas....pero de hacerlas las hare!......Abrazotes, Marcela

María José Ballesta dijo...

Loli nunca las he probado, ero con tu explicaciones no voy a tardar nada en hcerlas. Besos

Vino y Miel dijo...

Qué pinta tan buena que tienen, dan ganas de probarlas.

Un abrazo.

Mary dijo...

Un postre de lujazo total y gallego de pura cepa...Ese libro es una joya, magnífico!!!

Isabel - Frabisa dijo...

No hay época para las filloas, a mí, me apetecen siempre, que ricassssss, pero nunca las había comido así en queimada, lo que una aprende, seguro que están deliciosas.

biquiños y feliz día

Manel Lopez Fortuny dijo...

Gracias por tu receta, yo las comi este mes de Agosto en el restaurante
Verruga de Lugo, me gustaron mucho eran fritas con crema, pero me parece que las tuyas me gustaran más pues soy un enamorado del orujo y ese punto como tu dices le da un toque a queimada recibe un saludo de Manel.
http://llamantolcrazy.blogspot.com.es/

María dijo...

Estoy de acuerdo total, que esta delicia se puede comer en cualquier epoca del año, yo me zamparia unas cuantas ya mismo, tienen una pinta fantastica. Besicos

mar dijo...

la Epoca para las filloas es siempre!! :) me encantan! niña estoy de sorteo te podías apuntar yo creoq ue te gustará :) un besin

Marta Dolce far Niente dijo...

Yo también tengo ese libro y es maravilloso Loly!! Aunque por mucha receta que valga, la mano es la mano, y a ti te han quedado finitas y con un color como dios manda!! Me encantan! Un besote guapa! ;-)

Manuel Bustabad - Vagón de Cola dijo...

Hay que flambearlas en la mesa, como mandan los cánones :-D

Un abrazo, Loly

Manuel Bustabad

sopaboba dijo...

Que cosas mas buenas todas, de galicia no sale nada malo, pero esto es pa darle de comer aparte, y con un licorcito , the best, me apunto

Ana y Blanca dijo...

Tiene una pinta deliciosa!
http://juegodesabores.blogspot.com.es/

garlutti dijo...

LOLI ...hacia mucho tiempo que no me acordaba de hacer este tipo de filloas ..y son tan ricas , se ven buenisimas ..bicos

Lamboadas de Samhaim dijo...

Es una de las cosas que siempre hago fuera de su época tradicional....porque nos gustan mucho. Yo, para untar la sartén, tengo un trozo de tocino blanco medio salado y con el calor se vá derritiendo y deja la sartén que dá gusto.
¡Los siropes alcohólicos me encantan!

Marta Dolce far Niente dijo...

Hola Ricitos!!! Ya estamos con las filloas??? A mi este libro de Cunqueiro no me falla nunca, también es de mis favoritos! Un baúl lleno de manjares sin duda! Te quedaron de rechupete eh! Yo las como así tal cual, que si encima le metemos nada y esas cosas los remordimientos ya son insuperables! jajaja Un besote guapa! Muacckkk