MANTECADAS DE GRANDAS

CON MAMÁ Y MANTEQUILLA CASERA

SOLAS Y CON MANTEQUILLA INDUSTRIAL

Este es el dulce típico de mi pueblo, os invito a conocerlo: Grandas de Salime.

Es una receta tradicional única......Y EN PELIGRO DE EXTINCIÓN. Hasta los moldes se elaboran a mano.

Tenía un interés especial en poner esta receta ya que en mi familia, que es muy extensa, ya no queda nadie más aparte de mi madre que las haga (creo). Con la emigración de mi generación a las ciudades, y el actual ritmo de vida que llevamos, ya nadie tiene tiempo para dedicarse a estas delicatessen y os aseguro que no hay ningún dulce, ni casero ni industrial, comparable a estas mantecadas. NO QUIERO QUE DESAPAREZCAN.

Todas mis tías y mi madre las hacían en las fiestas. Ahora se elaboran en algunos establecimientos para vender ya que el pueblo ha resurgido para el turismo rural con su famoso museo etnográfico y el castro descubierto hace ya unos años. Pero, aunque están igualmente buenas, nada comparable a las caseras, como siempre.......

La receta es sencilla y su elaboración también pero, no os voy a engañar, muchos de mi generación lo habíamos intentado y no es fácil que salgan como las de siempre....ya solo quedaba mamá....hasta hoy:
Mi hermana Conchi ha venido a visitarme a Coruña y hemos probado a hacerlas con un resultado más que satisfactorio. Era la primera vez que las hacíamos sin la supervisión de mamá....y estamos muy contentas de haber superado el reto...... ¡¡¡¡ MAMI, LO CONSEGUIMOS !!!!!

Aquí las medidas son exactas. El problema es que el resultado puede variar en función de la manteca que uses, la temperatura....etc. Además, como no llevan levadura, es fácil que hagan PLOFF al salir del horno (están muy ricas igual pero la presencia no es la misma).

Es importante usar huevos caseros, una harina de panadería (las compradas son muy duras) y la mantequilla cocida (ya no es posible comprar manteca casera, esa también es una diferencia, pero si podéis conseguirla es la ideal).
Mamá ha probado varias y al final se queda con la mantequilla en rulo de La Central Lechera Asturiana . Con esa quedan muy bien.

Ingredientes:

250 gr. de mantequilla cocida
250 gr. de azúcar
250 gr. de harina de panadería blanda o harina de repostería
10 huevos
3 pliegos de papel de barba para los moldes.

Con estas medidas, salen 2 docenas y media de mantecadas. Tenéis que tenerlo en cuenta para hacer los moldes.

Tener preparado con antelación la manteca cocida y los moldes:
 
La mantequilla se cuece a fuego lento, sin hervir , hasta que quede líquida. Quitarle la espuma de la superficie y dejarla enfriar. Cuando esté fría, meterla en el frigorífico.

Los moldes hay que elaborarlos con papel de barba. Cada pliego doble da para una docena de moldes. Se dobla a la mitad, luego en tres partes y se recortan los 12 cuadraditos procurando que queden lo más perfectos posible. No hay otros moldes validos.....ya lo hemos intentado todo para evitar este paso, no perdáis el tiempo, la masa es pesada y los moldes comprados se desparraman. El papel de barba se consigue en papelerías especializadas. Os pongo unas fotos:


 
Para explicaros como se hacen los moldes os pongo el vídeo. Hay dos tipos de moldes: los rectangulares (tipo sobaos), y los cuadrados (estos últimos más altos, tipo madalenas):
              

     
            

Siii, siii, ya sé lo que estáis pensando..........mucho trabajo ....pero en realidad esto es muy entretenido y se hacen enseguida, sobre todo esta cantidad (en casa hacemos 5 docenas, para repartir, en un pis pas). Además puede participar toda la familia. No os desaniméis.

Ya por fin, cuando tengamos todo esto preparado  (podéis ir haciéndolo los días previos) podemos empezar:

Elaboración:

Sacar la mantequilla cocida de la nevera para que esté blandita (pero que no caliente demasiado).

 En un bol grande, batir la manteca con el azúcar hasta que blanquee y aumente su volumen.


Ir añadiendo dos cucharadas de harina y dos huevos (que estén fríos de la nevera) y batir. Otras dos cucharadas de harina y dos huevos. Batir. Así hasta terminar los ingredientes.....y ya está. Fácil ¿no?. La pasta queda así:


Calentar el horno a 190º, rellenar los moldes con una cuchara o manga pastelera y hornear durante 20 minutos. Mientras se hace una hornada, rellenar los otros moldes. La 2ª hornada puede que se haga en 15 minutos al estar el horno ya caliente. NO ABRIR EL HORNO DURANTE LA COCCIÓN.

Sacar la bandeja del horno, dejar atemperar en la bandeja un minuto y pasarlas para la encimera o donde queráis. Esta cantidad, a mí me salió en 2 hornadas, unas 15 mantecadas de cada vez.

Como no llevan levadura, siempre se bajan un poco, es inevitable, no os preocupe, al probarlas a nadie le importará....

Animaros y........SUERTE 

 Estas son las que hicimos nosotras solas:

Estas las hicieron en casa la semana siguiente (con mamá y con manteca casera que les regalaron): ¿será mamá..................o será la manteca?:

Las nuestras alargadas:


Las de mamá ( en estas no se nota tanto la diferencia.......¿o sí? ):


A pesar de las claras diferencias, os aseguro que las que hicimos solas estaban también buenísimas.

Notas: Estas mantecadas se mantienen durante días en una bolsa de plástico cerrada, y también se pueden congelar, al sacarlas a temperatura ambiente estarán igual de buenas.

Este post se lo dedico a tod@s mis prim@s, para que intenten hacerlas y no perdamos este maravilloso dulce para siempre.



LAS CASADIELLES DE ROSITA



Este es un postre típico de Asturias buenísimo. Es una especie de empanadilla rellena de nueces, anís y azúcar y frita. También se hacen al horno con hojaldre.

Rosita, una amiga de la familia que vive en Morcín, un concejo vecino de Oviedo, hace las mejores del mundo. Muchas veces, nos manda una bandeja repleta de casadielles y están de muerte. Solemos congelar la mitad y cuando las descongelas otro día están igual de deliciosas.

Esta es su receta.

Ingredientes:

1 vaso de aceite de oliva
1 vaso de vino blanco
1 yema
1 cucharadita de sal
1 sobre de levadura royal
Harina (la que admita)

Para el relleno:
Nueces picadas finas (o molidas)
Azúcar (misma cantidad que las nueces o menos si se quieren menos dulces)
1 copita de anís

El problema de las recetas caseras es que no te dan cantidades (harina..la que admita, un poco de tal...un poco de cual). Hay que ir probando.

Para probar, hacer una taza de nueces picadas y otra de azúcar.

Elaboración:

Poner en un bol el aceite, el vino blanco y la yema, una cucharadita de sal y el sobre de levadura. Añadir harina e ir amasando hasta que nos quede una masa no muy dura pero que puedas manejar. 

Pasar a la encimera y seguir amasando hasta que no se pegue en las manos. Dejar en la nevera envuelta en film hasta si uso. Puede quedar de un día para otro.

Para el relleno:

Meter las nueces un poco en el horno para que se tueste un poco la piel y poder quitarla frotando con las manos.

Cuando estén frías, moler finamente y mezclarlas bien con el azúcar y añadir un buen chorro de anís (ir probando a vuestro gusto).

Estirar la masa e ir haciendo cuadrados enrollados con una cucharada de relleno dentro.

Freírlas en abundante aceite (que naden las casadielles....). Que queden bien doradas. Al sacarlas, escurrirlas bien e ir pasándolas por un plato con azúcar. Sacudir el exceso de azúcar.


Como siempre, cuantas más veces las hagas, mejor te salen. Vas dosificando las cantidades de azúcar, anís, nueces....hasta conseguir el sabor que más te agrade. 





PATATAS, CEBOLLAS Y PIMIENTOS RELLENOS


Otro plato de la cocina tradicional asturiana. Delicioso. Es un poco laborioso pero fácil de hacer y no necesitas hacer más platos. Es un plato único muy completo. 

En casa la especialista es mi hermana Amada, le salen buenísimas.

Ingredientes (para 4/6 personas):

8 patatas medianas (por si alguien repite)
6 cebollas medianas
1 bote de pimientos morrones enteros
500 gr. de carne picada de ternera
Pimiento verde y cebolla para guisar la carne
Sal, vino blanco y pan rallado para la salsa
Harina para rebozar
Aceite de oliva.

(Si tenéis una carne guisada que os haya sobrado, podéis picarla y utilizarla)

Elaboración:

Lo primero es guisar la carne picada con un poco de cebolla y pimiento verde y sal. Reservar.

Vaciar las cebollas y las patatas, reservar los restos. Las primeras bolitas reservarlas a parte para tapar la patata y la cebolla.


 
 
Rellenar las patatas y cebollas con la carne guisada, taparlas con los tapones extraídos y rebozarlas en la harina (basta rebozarlas por la parte del tapón). Freír las patatas y cebollas.


Rellenar los pimientos también, cerrándolos con un palillo. Éstos no es necesario freírlos.

Colocar en una olla grande y ancha las patatas fritas, encima las cebollas fritas y encima los pimientos. Tener en cuenta que luego no se pueden revolver mucho para que no se rompan. Procurar que la olla sea lo más ancha posible.

En el aceite donde habéis rebozado las patatas y cebollas, freír los restos de las patatas y añadirlos también a la olla.


Para la salsa, si tenéis mucho aceite, retirar un poco y utilizar el resto, no hace falta mucho para que no quede muy grasa:
Freír el resto de la cebolla hasta que esté un poco oscura, añadir una cucharada de pan rallado, un vaso de vino blanco y un vaso de agua y reducir unos minutos.  Salar la salsa (las patatas y las cebollas no van saladas).
Triturar la salsa con batidora o pasapuré y añadir a la olla. Si no cubre  todo , añadir más agua.

Cocer a fuego lento hasta que las patatas estén cocidas (pinchar una para comprobar). De vez en cuando, mover la olla pero no remover los ingredientes.

En la olla aguantan tranquilamente hasta 30/40 minutos sin enfriarse y estarán en su punto para comer. 






¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ESTÁN QUE TE INCLINAS !!!!!!!!!!!!!!!!

ALBÓNDIGAS DE BONITO



Otro delicioso plato, esta vez de la mano de mi hermana Pepa. Las clásicas albóndigas pero de atún. Un delicado sabor que hará las delicias de cualquier paladar. No dejéis de probarlas.


Ingredientes:

1 k. de bonito fresco limpio
2 Cebollas, 2 pimientos verdes, sal, ajo y perejil
2 huevos
Pan rallado
Aceite

Con estas cantidades nos han salido unas 60 albóndigas (Pepa las hace pequeñinas y cuando se pone, hace bastante cantidad y así congelamos la mitad para otra vez)

Elaboración:

Se hacen igual que las albóndigas de carne: Picar el bonito (lo hacemos a mano pero podéis usar una picadora si tenéis).
Poner el bonito picado en un bol y añadir 1 cebolla mediana, medio pimiento verde, los dos huevos, sal, un diente de ajo y una ramita de perejil, todo bien picado. Añadir un poco de pan rallado. Que quede una masa suave, lo justo para poder hacer las bolas.

Ponemos el pan rallado en un plato y vamos formando las bolitas. No hace falta poner mucho pan rallado, solo impregna las manos para que no se te peguen y forma las bolitas.

Dorar las albóndigas en una sartén con aceite y ponerlas en una pota.

Retirar parte del aceite y pochar  en el resto una cebolla, grande, un pimiento verde , un diente de ajo y una rama de perejil picados finamente. Cuando estén bien dorados, casi marrones, añadir un poco de pan rallado (como 2 cucharadas), un vaso de agua y un poco de sal. 

Cocer bien todo junto, triturar la salsa y verter en la olla sobre las albóndigas. Dejar cocer todo junto unos 15 minutos.



Nota: No he probado con otro pescado pero con el bonito están riquísimas. Se pueden acompañar con arroz blanco o patatas fritas en rodajas. 
La salsa queda muy suave, no es necesario que cubra todo el pote, estas albóndigas no necesitan mucha salsa......están buenísimas ellas solas. Espero que os gusten.



GUACAMOLE (Mexico)


  GUATEEE !!!!!!!!!!
AQUÍ HAY TOMATE !!!!!!!!!!!!!
 
Aprovechando que Laura nos trajo esta salsa picante de su viaje a la Riviera Maya (gracias Laurita), en uno de los múltiples partidos Barça-Madrid, nos decidimos a hacer una cena temática mexicana......con tanto partido se nos agotan las ideas para animar el ambiente.

Para los que no conozcan esta gastronomía, os animo a probar esta receta que gusta mucho y es muy divertida para picar. 

Es rápido y fácil y os encantará.....y para los que no gusten del picante, podéis eliminarlo.....pero no es lo mismo.

Básicamente se trata de aguacate machacado, aliñado y con un toque picante, además de cebolleta, tomate y cilantro, indispensables en este plato. Luego hay otros productos para añadir al gusto que os explico más adelante. 



Probadlo si queréis sorprender con un aperitivo distinto vuestros comensales.










Ingredientes:

3 aguacates maduros (que cedan al presionarlos con el dedo)
Cilantro fresco (no vale el seco)
1 cebolleta
1 tomate
Un limón o una lima
Sal
Chiles jalapeños
Salsa picante de chile habanero (es la que me regalaron pero podéis usar tabasco)

Totopos, nachos o doritos pero sin sabores, solo de maíz.


Elaboración:

Pelar los aguacates y machacarlos con un tenedor. Podéis dejarlo con la textura que os guste, más o menos triturado, no importa.

Añadir un poco de sal y el zumo de limón a gusto (ir probando hasta que os guste el resultado)

Aparte, picar muy menudo el cilantro, media cebolleta y un poco de tomate, todo muy pequeñito. Esta mezcla de estos 3 ingredientes, se llama pico de gallo y se utiliza mucho en la cocina mexicana para acompañar varios platos (yo solo soy capaz de comer cebolla cruda en este plato, no la elimines, aunque no te guste la cebolla, no se encuentra y sin ella no sabe igual).

Echarlo sobre el aguacate y mezclar.



Ahora hay que añadir el picante. (Aquí podéis usar lo que os indico, o solo añadir un poco de tabasco.):
Picar unos pocos de chiles jalapeños y añadirlos con un poco del jugo de la lata (los hay en grandes superficies en la sección de alimentos internacionales).

Añadir también un poco de salsa picante (tabasco o la que tengáis). Aquí va a gusto vuestro, ir probando hasta que os guste el nivel de picante.

Este aperitivo se toma frío, así que, meterlo en la nevera antes de servirlo para que esté fresquito. Con el limón no se oxida pero otro truco es guardarlo en la nevera con los huesos del aguacate por encima y cubierto con papel film o de aluminio.

Servir acompañado de totopos o similar. Se va cogiendo el guacamole con los totopos.....está buenísmo.......picante y refrescante a la vez.


Notas: Nosotros lo acompañamos con unas Margaritas. La compré ya elaborada, la de José Cuervo que apenas lleva alcohol y es muy refrescante. Se sirve muy fría y tiene un sabor a limón muy bueno.  Como no lleva mucho tequila se toma bastante, nos tomamos entre cuatro una botella en un pis -pas. También va bien con unas cervecitas, si son mexicanas mejor....para hacer juego.

En otras entradas iré haciendo algún plato más mexicano, que me encantan....tacos, burritos, fajitas. De momento, ésta es la más facil y popular...para empezar.

Si os preocupa el picante, podéis ponerle poco,  pero tiene que llevarlo. Yo siempre me controlo y al final acabo poniendo más a petición popular.

ANIMAROS Y ....PROBAD EL GUACAMOLE !!!!! REPETIRÉIS MÁS DE UNA VEZ...


CARNE ASADA CON PATATINAS



..........FELIZ DÍA A TODAS LAS MAMÁS...........

Esta receta es otra de las de toda la vida, la que se hacía en mi pueblo, en el occidente de Asturias, rayando con Galicia, en las fiestas. 

Mamá la sigue haciendo como siempre, a fuego lento y asada en aceite de oliva. Tiene un sabor especial al estar asada toda en aceite y, aunque parezca mentira no resulta nada grasa como veis en la foto.



Ingredientes:

Para 5 o 6 personas:
1 K. de carne para asado, preferiblemente espaldilla (en una pieza)
1 K. de patatinas pequeñas
aceite de oliva
sal, ajo, perejil y vino blanco para el adobo

Elaboración:

Se adoba la carne con sal, ajo, perejil picado, azafrán y un poco de vino blanco, se puede dejar en el adobo desde el día anterior.

En una cacerola honda se echa aceite abundante, tiene que llegar casi a cubrir la carne. Cuando esté un poco caliente se echa la carne que se dore un poco y luego se baja a fuego lento y se va dándole vueltas para que vaya dorando por todos lados.

Cuando esté hecha, que tarda sobre 3 horas, apagas el fuego. Puedes dejarla en el aceite caliente hasta el momento de servirla. Si se ha quedado un poco fría la pones a calentar, en el mismo aceite, un poco.

Mientras, se pelan las patatinas (si no las encontraste pequeñinas, te puedes arreglar con medianas,  las cortas en 2 o 3 trocitos y les das forma redonda). Las adobas con sal, ajo, azafrán y un poco de vino blanco (sin perejil).

En una sartén honda, con un “garfelo” echas aceite del de asar la carne para freírlas y cuando estén doradas y cocidas por dentro (saca una y prueba), las sacas.

Servir todo en una fuente, puedes adornar con pimientos morrones





Notas: A veces también asamos pollo junto con la carne, adobado de la misma manera, se añade más tarde y da un sabor aún más bueno a la carne. Se necesita una olla más grande, claro.


El acite sobrante, lo coláis y os sirve para todos los platos de carne que hagáis, para filetes o pollo a la plancha, para arroces.....etc.