TRUCHAS DE RÍO ADOBADAS

 
Para descansar del curre de las mantecadas, una receta bien sencilla...aunque necesitas de alguien que sea un buen pescador y que te quiera bien para disponer de este producto.

Desde pequeña no había vuelto a saborear esta maravilla...auténticas truchas de río, preciosas y exquisitas (la foto no les hace justicia, tengo que mejorar esto, poco a poco...)

Estas en concreto provienen de una jornada de pesca en el río ALVARELLOS. Os transcribo literalmente la descripción del lugar de boca del pescador, un amante de la naturaleza. Gracias a él podemos disfrutar de esta y otras delicias como los calamares, las setas, la miel, los kiwis....:

"Este río es un regato, afluente del río Castro. que cruza la carretera de Coruña-Fisterra, a la altura del Km. 83.

Hasta su desembocadura, discurre por una zona agreste excepto el tramo en que baña un lindo pueblo llamado BERDEOGAS, que entre otros muchos atractivos tiene una colección de hórreos, muy hermosos, estupendamente conservados y algunos de unas dimensiones muy a tener en cuenta.


Además, en un islote formado por el cauce del río y una acequia para el molino han establecido un área recreativa de ensueño, con sus barbacoas, mesas y bancos de piedra y un pequeño paseo fluvial de los que no es para contar sino para verlo y disfrutarlo un buen día de verano, con calor a ser posible."

En Galicia, cada pescador tiene un cupo máximo de diez truchas por jornada y la medida no puede ser inferior a los 19 cm., así que podéis suponer que es un bocado bien preciado para los amantes de este pescado.....¡¡¡¡¡ GRACIAS MUNDINIS !!!!  Te queremos, sigue disfrutando de la naturaleza , ahora que vas a disponer de mucho tiempo libre. A nosotros nos encanta ;-)

Las he preparado como me enseñó Mari Carmen (también te queremos), no las había comido nunca así hasta que las probé en su casa (o ya no lo recuerdo). Este adobo les da, para mí, un gusto muy especial.



Ingredientes:

Truchas de río (si tenéis la suerte de disponer de ellas)
Aceite
Ajo
Pimentón
Harina para rebozar
Sal

Elaboración:

Se limpian las truchas y se prepara una adobo con aceite, ajo triturado (al gusto) y pimentón. 

Se salan las truchas y se van untando con el adobo bien por fuera y por dentro.

Se pasan por harina y se fríen en abundante aceite hasta que estén bien doradas.

La piel bien tostada está buenísima y crujiente.

También se suele poner en el interior una loncha de panceta, yo no la tenía y no la eché de menos.